INJERTO DE HUESO AUTOLOGO

[ A+ ] /[ A- ]

INJERTO DE HUESO AUTOLOGO

No siempre se puede colocar un implante de primera intención, ya que muchas veces la perdida de las piezas dentales ocurrió  hace mucho tiempo y el hueso se ha atrofiado y  ha perdido considerable volumen, tanto en la altura como en lo ancho. El colocar un implante en tales circunstancias nos lleva a un fracaso en el tratamiento o a un resultado anti estético, con coronas sumamente grandes.

Cuando nos encontramos un hueso atrofiado, lo recomendable antes de poner un implante es hacer previamente un injerto de hueso, esto para crear las condiciones ideales y así  garantizar el éxito del tratamiento, así como lograr excelentes resultados estéticos.

El Injerto de hueso puede hacerse con hueso del mismo paciente (injerto autólogo) o con hueso liofilizado (aloinjerto). Ambos son procedimientos de rutina y es el paciente mismo el que decide qué tipo de injerto desea.

En COAT, los injertos de hueso los hacemos  con PLASMA RICO EN FACTORES DE CRECIMIENTO. Este procedimiento consiste en que se le toma  sangre al paciente directamente de la vena, así como una simple muestra convencional de sangre en laboratorio clínico, luego se realiza un protocolo de centrifugado para la obtención del plasma, el cual es utilizado para colocar el injerto. El usar plasma rico en factores de crecimiento del mismo paciente nos permite:

•             Disminuir el dolor e inflamación post-operatorio

•             Disminuir a cero el riesgo de rechazo del injerto

•             Disminuir a cero el riesgo de contagio de enfermedades contagiosas

•             Disminuir el tiempo de cicatrización

•             Disminuir el tiempo de regeneración ósea

Este procedimiento rutinario se hace en su totalidad en nuestras instalaciones previo a la cirugía.

Hace años, la falta de hueso hacía imposible la colocación de implantes,  ahora tenemos la capacidad de crear hueso donde lo necesitemos,  además  de dar  la  oportunidad  de  colocar implantes dentales de dimensiones adecuadas y también nuestras prótesis resultan  mejor  en  apariencia  y funcionalidad.

El hueso autólogo o autógenoestá considerado como el injerto ideal.  Es  trasplantado  de un sitio donador al sitio receptor del mismo paciente. Los mayores  rangos de éxito se  han  logrado  con  injertos autólogos. No existe reacción de rechazo y la estructura  microscópica  coincide  perfectamente. La única desventaja es que tiene que ser tomado de otra  parte  del  cuerpo  lo  cual  implica  una segunda cirugía simultáneamente.

Para  propósitos  de  la  implantología  oral  se usa  hueso de la mandíbula (mentón o las porciones posteriores) para evitar heridas extraorales.

Para evitar escalones en la zona del injerto se usa también aloinjerto, que es un hueso liofilizado en gránulos que se coloca alrededor del injerto autólogo y así producir una regeneración ósea uniforme. Este aloinjerto es colocado como lo explicamos antes, con plasma rico en factores de crecimiento.

 

Comments are closed.