Cirugía de cordales

[ A+ ] /[ A- ]

CIRUGÍA DE CORDALES O MUELAS DEL JUICIO

Los terceros molares son los últimos dientes en erupcionar (entre los 16 y 21 años), por lo que fácilmente  puede quedar impactados (atrapados) o sufrir desplazamientos, si no hay espacio suficiente en la arcada dentaria.

En la mayoría de los casos las cordales o muelas del juicio como se le conocen; erupcionan parcialmente y en mala posición, por lo que se vuelve necesario extraerlas a través de una cirugía, antes de que presente un problema más serio para el paciente.

Los problemas más frecuentes al tener una cordal en mala posición o retenida son:

•             Dolor en la zona

•             Inflamación

•             Dificultad al masticar o al abrir la boca

•             Formación de quistes

•             Dolor de oídos

•             Dolores de cuello y espalda

Por lo general, en un examen radiovisiográfico, podemos saber si las cordales están en mala posición y si será necesario extraerlas por medio de una cirugía, además podemos observar si presentan alguna enfermedad asociada, la ubicación de las raíces, y cualquier información que nos ayude a darle un mejor tratamiento al paciente.

El tratamiento en sí, no es doloroso, pero siempre hay que medicar al paciente para evitar una infección post-operatoria, una inflación descontrolada y algún tipo de dolor.

Es importante recordar que para evitar cualquier tipo de problemas post-operatorios, el paciente debe guardar reposo absoluto durante 72 horas, dieta, medicación y cuidados especiales.

Cuando se planifica extraer las 4 cordales en una sola intervención, lo recomendable es hacerlo bajo sedo-analgesia (sedación consiente), esto hace que sea más cómodo el tratamiento y garantiza que no habrá ningún tipo de dolor durante el tratamiento.

La sedo-analgesia es aplicada por un médico anestesiólogo que viene a COAT, el paciente estará en una condición de relajación tal que le permitirá olvidar la experiencia por la que paso y al mismo tiempo obedecer las instrucciones que le demos al momento de la cirugía.

Finalmente queremos hacerles saber que no todas la cordales tiene que ser extraídas, ya que hay casos donde estas, están funcionando y se mantienen con muy buena higiene y  libres de caries.

Es importante consultar para observar el estado en que se encuentran y evitar someterse a una cirugía de emergencia pudiendo prevenirse.

Comments are closed.